¿Desaparecerá la imaginación?

ImaginaciónEn todas las culturas del mundo se encuentra el recuerdo, y también la presencia, de la narración oral. El griot de algunos pueblos del centro de África, el aeda del mundo griego o el bardo de los finisterres célticos contaban historias para su gente. Todavía ocurre así en muchos lugares del planeta, pero en las sociedades modernas asistimos a una lenta desaparición de los cuentacuentos verdaderos. Parece un proceso irremediable. Quizás los últimos narradores ya sólo deseen ver la televisión, como hace ahora todo el mundo.

Algunos años atrás, una campaña publicitaria de Literacy Foundation (Canadá) tuvo por lema una bonita frase: Cuando un niño no lee, la imaginación desaparece. Esta idea se desarrollaba en vídeo sencillo pero impactante, que se puede ver a continuación. En él, algunos protagonistas de cuentos muy conocidos, como la Cenicienta, Peter Pan y Wendy, aparecen en un hospital. Se les nota envejecidos y cansados, y por eso buscan la atención médica que precisan. Pero sobre todo en su cara se percibe la tristeza, porque están tristes, muy tristes. Tal vez sospechan que sus problemas tienen que ver con la falta de imaginación, y que aumentan cuando los cuentos no son leídos ni escuchados…

Literacy Foundation: The Gift of Reading – Cinderella

Tomando como pretexto esta idea, en este post recuperaremos algunas antiguas historias con la ayuda de las nuevas tecnologías. Seguiremos una metodología semejante a la que se usó en otro post anterior para clasificar, de alguna manera, los diferentes relatos. Se trata de animar a leer: para escuchar las voces populares o de autor, para educar la sensibilidad, para dejarse llevar por las palabras y la imaginación.

En realidad, los cuentos y sus personajes no luchan contra ningún monstruo de “apariencia TIC”, ni tampoco contra ningún devorador tecnológico de cuentos o de libros. Tenemos que decirlo bien alto, en internet se lee y mucho, y se puede promover la lectura contando con los recursos de este medio. Porque, a pesar de todo, tanto en los colegios como en las aulas, hay pocas cosas tan hermosas como la mirada de un niño o de una niña cuando leen.

En los cuentos populares familiares:

 

En los cuentos populares de España:

En las adaptaciones modernas y cuentos popularizados:

En los cuentos populares de otras tierras:

Durante el pasado verano, gracias a los trabajos previos para otro post, pude confirmar la importancia de la Cenicienta. Ahora creo que es un personaje que difícilmente va a desaparecer, puesto que se siguen publicando libros para contar, de nuevo, su historia. Algunos ejemplos:

Así que presiento que esta vez la Cenicienta quiere despedirse con algunos juegos donde ella es la protagonista. Porque sabe, como nosotros, que el aprendizaje de la lectura es un proceso lento. Y también porque piensa que, en la época actual, la lectura no puede estar reñida con el juego.

Al tener en cuenta lo que ha ocurrido en Japón en las dos últimas semanas, considero que es una buena idea recordar algo que escribí en La puerta de los cuentos. Allí decía que quizás no podamos entregar a los niños un mundo libre de pesadillas y de conflictos; que quizás desaparezcan los lugares hermosos y verdes. Pero con la defensa del imaginario y de la lectura para transformar el mundo, estaremos ofreciéndoles, todavía por mucho tiempo, la palabra creadora.

Dicen que cuando un niño no lee, la imaginación desaparece. Pero abrir un cuento, también en internet, es como abrir una puerta a un mundo imaginario. Cuando esa puerta se abre, ocurren cosas inesperadas.

 

Alguien habla con la Luna o pide un deseo a una estrella fugaz. Tal vez la esperanza perdida es recuperada en un bosque encantado. O a lo mejor un beso transforma en príncipe a una rana verde. Y aparece un hada madrina que convierte una calabaza en una increíble carroza. También hay recuerdos y lágrimas, y la inspiración de los mundos maravillosos se levanta, victoriosa, como un ave fénix. Y renace de sus cenizas. Por eso, es necesario explorar la puerta de los cuentos, que también es la puerta de los sueños. Debemos escuchar su canción, y bailar, y bailar como un derviche. Así, para que la imaginación llegue, hay que abrir esa puerta…

Fuente: Educandocontic

Leave a Reply