No se metan más con nuestros hijos

image_pdfimage_print

Carta Abierta a la Sociedad Barilochense de las madres y padres del Alto:
Nosotros, Madres, Padres, y adultos del alto barilochense queremos alertar sobre la trama de corrupciones que deja a nuestros jóvenes en el lugar de mayor riesgo, beneficiando inmoralmente a algunas personas que se presentan como preocupadas por solucionar una problemática de la que son generadores.

“El consumo” es el gran valor de nuestra época, desde la economía (“agrandar el consumo interno”), hasta la infinidad de mensajes que nos invaden por los medios de comunicación, que traducen cada fibra de nuestras vidas en “consumo de algo”. Las adicciones (cualquiera de ellas) son mayoritariamente la respuesta con que intentamos saltar la brecha enorme entre lo que recibimos como mandato de consumo y la realidad. Como en muchas grandes ciudades, las drogas están estructuralmente instaladas en Bariloche en todos los niveles socioeconómicos. El problema de las adicciones es un problema complejo, multicausal y debe encarase a través de muchos actores: familia, amigos, escuelas, salud, religión, etc.

Nuestra denuncia apunta directamente al tráfico, la distribución y la venta de drogas, que junto al alcoholismo, son el motivo casi excluyente de la violencia en nuestros barrios. La policía, sospechosamente descontrolada por la justicia rionegrina, se muestra cada vez más impunemente como organizadora de este negocio de la muerte. Sabemos que hay policías y jueces honestos, pero vemos dolorosamente que por temor no denuncian a sus pares corrompidos a los que pueden ver en la puerta de los “transas” del barrio, o “levantar” en camionetas importadas a nuestros jóvenes de madrugada para llevarlos a robar a zonas liberadas del centro de Bariloche para que puedan así pagar las deudas de drogas que ellos mismos les proveen, este silencio de los honestos los transforma indefectiblemente en cómplices y deja a toda la institución bajo un manto de sospecha.

Hay algunos taxistas que realizan el “delivery”, generalmente saliendo de las inmediaciones de Beschtedt y La Paz, y la Gendarmería que desarrolla una tibia representación, incautando periódicamente algún cargamento en la ruta, pero sin acciones concretas ni definitivas en cocinas de drogas y distribuidores. Hay también algunos jueces y fiscales, junto a algunos empresarios de nuestra ciudad, que son tan garantes de este sistema que parecen asociados, todos sacan su tajada mientras manejan el negocio de la droga en la noche de abajo y en los barrios de arriba, también los políticos que creen que su trabajo se traduce en sostener desigualdades, punteros y periodistas amigos para que parezca que está todo bien y mejorando, mientras el horizonte se va oscureciendo.

Mientras tanto muchos barilochenses se muestran discriminadores ante nuestros jóvenes, le piden justamente a esa policía que no los deje bajar por Beschtedt, fractura social que se determina por color de piel y forma de vestir, marchan en apoyo a esa policía pidiendo “seguridad”, que no es otra cosa que la política de “mano dura” que los mata, y hacen un esfuerzo inmenso para agrandar su ignorancia, esa que les permite desdeñar las desigualdades, la destrucción del tejido social y la integridad de la familia, todas causas y efectos a la vez de este negocio macabro.

Inclusive hay hasta padres de las víctimas que prefieren desconocer esta realidad que se muestra crudamente cuando se ve, ya no a jóvenes sino a chicos de menos de 12 años conviviendo y “aprendiendo” de sus amigos mayores cuáles son los códigos y prácticas como para sobrevivir en la zona de riesgo, de esa forma se van transformando sin saberlo en las víctimas que vendrán. Los hechos de violencia, robos y muertes, que nos han conmocionado en los últimos meses y que hicieron tristemente célebre a nuestra ciudad a lo largo del país, son consecuencia directa de esta maquinaria de narcotráfico institucionalizado.

Como madres, padres, y adultos referentes de los chicos del alto denunciamos públicamente esta realidad, esperamos que los miembros honestos de las instituciones involucradas tengan la valentía de dar esta cruzada tan imprescindible para devolver a esas instituciones su dignidad, también a todas las autoridades que asumirán cargos en los próximos días, especialmente a la Fiscalía General y a la Secretaría de Seguridad de la provincia; tienen la oportunidad de crear un tiempo nuevo que puede cambiarle la vida a generaciones enteras, tienen la oportunidad de salvar vidas si deciden enfrentar en serio este sistema de muerte. No queremos más ningún joven “usado” en el negocio de la droga, no queremos más “transas” en nuestros barrios, basta de complicidad policial. Como madres, padres y adultos preocupados por esta situación exigimos que esta no sea una carta más, queremos respuestas concretas, “no se metan más con nuestros hijos”.

(Nota: Esta denuncia es el resultado de decenas de testimonios recibidos de nuestros jóvenes a lo largo de los últimos meses, no se firma con nombres y documentos porque, como es evidente, la impunidad rige en nuestra ciudad y no estamos dispuestos a poner en riesgo ni a mayores ni a menores, es la justicia la que tiene la obligación de actuar.)

Foro de Madres, Padres y Adultos del alto barilochense: “No se metan más con nuestros hijos”

Ø Adhieren

· Docentes del alto barilochense
· Parroquia San Cayetano – Barrio Frutillar
· Pastoral de droga dependencia de la diócesis de Bariloche
· Pastoral carcelaria de la diócesis de Bariloche
· APDH de Bariloche
· Multisectorial contra la represión de Bariloche
· Hijos Bariloche
· Grupo Encuentro
· Mesa Interinstitucional Malvinas Nahuel Hue
· Mesa Interinstitucional Frutillar
· Colectivo Al Margen
· Mesa 6 de Septiembre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
image_pdfimage_print

Deja un comentario